LIAG Argentina ganó el Premio a la Excelencia Agropecuaria 2020

: : : Liag : : : > Novedades > VIDEOS > LIAG Argentina ganó el Premio a la Excelencia Agropecuaria 2020

LIAG Argentina ganó el Premio a la Excelencia Agropecuaria 2020
El galardón de oro se lo llevó la firma agrícola-ganadera fundada en los años ‘80 por la familia australiana Kahlbetzer. Con foco en la sostenibilidad y el trabajo con la comunidad, su labor en 2020 fue reconocida por el diario La Nación y Banco Galicia.

Buenos Aires, 5 de enero de 2021-. El campo se vistió de gala y consagró a quienes le brindaron tributo el año pasado. La firma agrícola-ganadera LIAG Argentina S.A. recibió el galardón de oro a la Excelencia Agropecuaria 2020 en la edición XVIII, un premio que otorgan en conjunto el diario La Nación y el Banco Galicia. El certamen se convirtió en un emblema para el sector y consagra las iniciativas que se destacan por su innovación, originalidad y calidad.
La ceremonia se realizó de manera virtual, a través de una transmisión por Youtube vía La Nación Campo y la web del concurso. En el auditorio del medio, la periodista Eleonora Cole dio la bienvenida a los participantes y contó que esta era una edición diferente, pero “no por ello menos cálida”.
El jurado estuvo integrado por María Beatriz “Pilu” Giraudo, presidenta honoraria de Aapresid e integrante de la Red de Mujeres Rurales; Gustavo Oliverio, asesor y coordinador de proyectos de la Fundación Producir Conservando; Rodrigo Bunge, consultor en Agroindustria y vicepresidente de Unión Fabril S.A.; Hernán Busch, gerente comercial de Agronegocios de Banco Galicia, Fernando Vilella, director del programa de Bioeconomía de la Fauba; y José Del Río, secretario general de Redacción de La Nación, quienes se reunieron de forma remota para elegir al ganador, entre 10 postulaciones.


Enrique Angellotti, gerente de Producción de la compañía, agradeció la distinción y valoró el trabajo en equipo que lleva adelante la empresa. “Es un reconocimiento para cada uno de los que formamos parte de LIAG, por su forma de trabajar, de hacer agricultura, de relacionarse y de cuidar el medioambiente y la comunidad. Estos son nuestros diferenciales y los aspectos que valoró el jurado a cargo de la selección. Sentimos pasión por lo que hacemos y encaramos nuestra tarea con compromiso y responsabilidad, la clave del éxito”, sostuvo.
Misión y tarea de LIAG
LIAG fue fundada en 1982 por la familia Kahlbetzer, de origen australiano, que en su país también se dedica al negocio agropecuario. En la Argentina, su actividad principal es la agricultura (el cultivo de cereales, oleaginosas, legumbres y algodón) y la ganadería, en menor medida. También se aboca a cultivos de servicio (vicia y vicia consociada con centeno) y sus distintas especies, que demuestran cada vez más su capacidad de adaptación al ambiente.
Los productos agropecuarios que la empresa procesa y comercializa son desarrollados en campos propios localizados en la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Salta. En total, opera 70.000 hectáreas propias, de las cuales 30.000 cuentan con un eficiente sistema de riego, monitoreado en tiempo real. La utilización de imágenes satelitales y del balance hídrico, que determina la cantidad de riego que se precisa en cada etapa de crecimiento, permiten hacer un uso eficiente del agua: se dosifica acorde a la necesidad del cereal.
De igual modo, sobresale el uso de productos cada vez más inocuos para el ambiente y de maquinaria de última generación que permiten aplicaciones selectivas, con un trackeo (seguimiento) de todas las operaciones. Además, posee un sistema de registro online que notifica a las maquinas pulverizadoras (aéreas y terrestres) cuándo están dadas las condiciones para cada aplicación. En este sentido, LIAG es la primera compañía del sector en certificar normas IRAM, específicamente, las relacionadas a buenas prácticas de labores agrícolas para pulverización 14130. Tiene el primer avión certificado del país y las primeras pulverizadoras terrestres del NOA certificadas.
“En LIAG, estamos viviendo la nueva revolución del agro. Gracias a la digitalización, accedemos a parámetros que antes intuíamos y que hoy podemos precisar con detalle, probando, obteniendo datos, aprendiendo, ejecutando y volviendo a medir, con el fin de tomar mejores decisiones y aportar los recursos óptimos para cada circunstancia”, explica Angellotti.
Está en el ADN de LIAG gestionar procesos agroindustriales que cumplan con las tres premisas de la sustentabilidad: económica, social y medioambiental. “Afortunadamente, disponemos de herramientas para una agricultura sustentable que respete y cuide el entorno natural y haga crecer a nuestra gente, pensando siempre en el largo plazo y el desarrollo de las actuales y futuras generaciones. Por ello, nos enfocamos en la capacitación del personal, las habilidades requeridas para sus puestos de trabajo, las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo, claves para el desarrollo. La innovación es una de las características que nos identifica y nos obliga cada vez más a superarnos”, sostiene Angellotti. ¨Orgullosos y agradecidos de recibir este galardón, enfrentamos los desafíos con pasión desde 1982 como nos trasmitiera John Kahlbetzer el fundador de Liag, acompañados por el equipo que supimos conformar donde cada área se encuentra totalmente integrada, cada integrante de esta gran familia es solidario y se pone al servicio del otro¨ agregó Santiago Harriague, CEO de LIAG, quien hablo sobre el final de la entrega, luego de recibir el galardón de oro.
La firma genera más de 200 puestos de trabajo locales, traducido en familias que reciben un ingreso genuino de acuerdo a los marcos legales vigentes, y emplea de manera indirecta a más de 150 personas. Su misión se sostiene en un conjunto de valores compartidos por todos los integrantes de la compañía, entre ellos, la transparencia, la confianza, el compromiso y el liderazgo permanente. En línea con esto, incorporó medidas como el uso de equipos de protección personal (EPP), el triple lavado, la disposición final de envases y la distancia mínima de aplicación entre los lotes y los centros urbanos.
Asimismo, el código de ética es un valor fundamental para LIAG, ya que brinda una guía en la toma de decisión, como así también en el comportamiento profesional y personal de los colaboradores, los contratistas y los proveedores.

En LIAG la sinergia del trabajo en equipo genera un valor agregado que enorgullece a cada uno de los que demuestran su compromiso y vocación por lo que hacen.